Skip to main content

Postgrado Alas / Cuerpo y Arte

Avisos
Vaciar todo

DESAPARECER - SAMADHI - DANZAR

5 Respuestas
4 Usuarios
2 Reactions
88 Visitas
Diego Valbuena
Respuestas: 4
Topic starter
Miembro
Registrado: hace 8 meses
Hola!
Tal vez ya habéis leído este fragmento del libro Free Play de Stephen Nachmanovitch (está en la bibliografía). Os lo comparto porque resuena mucho con el proceso que viví con la caja y con otros procesos creativos. El fragmento se encuentra en el capítulo "LAS FUENTES", en el subcapítulo "DESAPARECER":
 
"Para que aparezca el arte, nosotros debemos desaparecer. Esto puede sonar extraño, pero en realidad es una experiencia común. El ejemplo elemental, para la mayoría de las personas, es cuando  algo "atrapa" nuestra mirada o nuestro oído: un árbol, una roca, una nube, una persona bella, los gorgoritos de un bebé, las manchas del sol reflejadas en la tierra húmeda en un bosque, el sonido de una guitarra que se cuela de pronto desde una ventana. La mente y los sentidos quedan un momento en suspenso, completamente entregados a la experiencia. No existe nada más. Cuando "desaparecemos" de esta manera, todo a nuestro alrededor se convierte en una sorpresa, nueva e intacta. El sí mismo y el entorno se unen. La atención y la intención se confunden. Vemos las cosas tal como somos nosotros y como son ellas, y sin embargo podemos guiarlas y dirigirlas para que se conviertan exactamente en lo que queremos. Este estado mental activo y vigoroso es el más favorable para la germinación de la obra original de cualquier tipo. Sus raíces están en el juego del niño, y su máxima floración en la creatividad artística totalmente desarrollada. 
 
Todos hemos observado la intensa concentración  de los niños en el juego, esa concentración de ojos muy abiertos en la que tanto el niño como el mundo desaparecen, y sólo queda el juego. Los adultos involucrados en un trabajo que aman también pueden experimentar estos momentos. Es posible convertirse en lo que uno está haciendo; estos momentos llegan cuando "Paf!", allá vamos, y no hay más que el trabajo. La intensidad de la concentración y la vinculación en el tema se mantiene y aumenta, las necesidades física disminuyen, la visión se estrecha, el sentido del tiempo se detiene. Uno se siente alerta y vivo; los esfuerzos no requieren esfuerzo. Uno se pierde en su propia voz, en el manejo de sus herramientas, en su sentido de las reglas. Absorbido en la pura fascinación del juego, de las texturas y resistencias y matices y limitaciones de ese medio particular, se olvida del tiempo y el lugar en que está. El sustantivo del sí mismo se convierte en verbo. Esta chispa de creación en el momento presente es el lugar donde se fusionan el trabajo y el juego. 
 
Los budistas llaman samadhi a este estado de absoluta y absorta contemplación en que uno se siente separado de sí mismo. en general se piensa que al samadhi se llega por la meditación, aunque también existen el samadhi al caminar, el samadhi al cocinar, el samadhi al construir castillos de arena, el samadhi al escribir, el samadhi al luchar, el samdhi al hacer el amor, el samadhi al tocar la flauta. Cuando la personalidad aferrada a sí misma de alguna manera se aleja, estamos a la vez como en un trance y alertas. 
 
Los bebés de nuestra especie y los de otras parecen estar a mundo, o quizás habitualmente, en estado de samadhi, y tienen también la propiedad única de poner en estado de samadhi a todos los que están a su alrededor. Feliz, relajado, sin prestarse atención a sí mismo, concentrado, el bebé nos envuelve en su propio estado de goce y expansividad divinos. Aun cuando el bebé berrea y está hecho un desastre, lo hace con integridad y en forma total, y genera su propia atmósfera de samadhi en el llanto y samadhi en el más profundo malestar. 
 
Los sufís llaman a este estado fanà, aniquilación del sí mismo individual. En fanà, las características del pequeño sí mismo se disuelven para que el gran Sí Mismo pueda mostrarse. Debido a esta especial ubicación los artistas, aunque usan las expresiones de su propio lugar y tiempo, pueden hablarnos personalmente a cada uno de nosotros a través de considerables distancias de tiempo espacio y cultura. 
 
Los sufís también hablan de una experiencia relacionada, samä, que significa bailar hasta llegar al éxtasis. En este estado el cuerpo y la mente están tan ocupados en la actividad, las ondas cerebrales tan totalmente empujadas por los precisos y poderosos ritmos, que el sí mismo habitual queda atrás y surge una forma de conciencia más agudizada. Rumi, el gran poeta y coreógrafo persa, escribe:
 
 
Danzar no es levantarse sin esfuerzo como una moto de polvo en
  el asiento. 
 
Danzar es alzarse sobre ambos mundos, haciéndose pedazos el
  corazón, y entregando el alma. 
 
Danza donde puedas partirte en pedazos y abandonar totalmente
  tus pasiones mundanas. 
 
Los hombres de verdad danzan y giran en el campo de batalla;
  danzan en su propia sangre. 
 
Cuando se entregan, baten palmas;
 
Cuando dejan atrás las imperfecciones del sí mismo, danzan. Sus
  trovadores tocan la música desde adentro, y océanos enteros de 
  pasión hacen espuma en la cresta de las olas."
4 respuestas
Diego Valbuena
Respuestas: 4
Topic starter
Miembro
Registrado: hace 8 meses

Mientras transcribía el texto me ha venido a la cabeza una lección básica de la interpretación: Tu no eres importante, lo importante es la creación, que la historia se cuente, que tu personaje se exprese. Lo único que se interpone entre tu y una buena interpretación eres tu mismo. El bloqueo artístico está hecho de nuestra propia sombra. 

Responder
Raquel Martinez
Respuestas: 1
Miembro
Registrado: hace 8 meses

Qué interesante, Diego. Me han venido, rápidamente, tras leer el fragmento que compartes, unas palabras de un poeta al que admito, José Ángel Valente, relativas al acto creativo: "Crear es generar un estado de disponibilidad, en el que la primera cosa creada es el vacío, un espacio vacío (...). Poética: arte de la composición del silencio". También dice, al hilo: "El poeta deja hablar a las 'sílabas del mundo' a través de sus poemas". El creador como mediador.  

Responder
Juanjo Alcazar
Respuestas: 6
Miembro
Registrado: hace 8 meses

para quien no lo conoce...

 firmado Jack Sparrow. 

Responder
Marta Pineda
Respuestas: 1
Miembro
Registrado: hace 8 meses

Uau! Diego, me hizo mucho bien leer lo que compartiste!! Gracias!!

 

Responder